La regulación IMO 2020 es la nueva normativa aprobada por la Organización Marítima Internacional que obliga a las navieras a utilizar fuel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% masa/masa frente al actual 3.5%, para reducir las emisiones de este contaminante.